FRAGMENTOS DE UN EVANGELIO APOCRIFO JORGE LUIS BORGES PDF

Dichosos los que saben que el sufrimiento no es una corona de gloria. Bienaventurados los mansos, porque no condescienden a la discordia. Bienaventurados los que no tiene hambre de justicia, porque saben que nuestra suerte, adversa o piadosa, es obra del azar, que es inescrutable. Los actos de los hombres no merecen ni el fuego ni los cielos. Resiste al mal, pero sin asombro y sin ira.

Author:Shakarr Gardarn
Country:Vietnam
Language:English (Spanish)
Genre:Literature
Published (Last):21 January 2006
Pages:266
PDF File Size:9.25 Mb
ePub File Size:16.33 Mb
ISBN:327-7-60927-795-6
Downloads:36845
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Niramar



Dichosos los que saben que el sufrimiento no es una corona de gloria. Bienaventurados los mansos, porque no condescienden a la discordia. Bienaventurados los que no tienen hambre de justicia, porque saben que nuestra suerte, adversa o piadosa, es obra del azar, que es inescrutable. Bienaventurados los misericordiosos, porque su dicha esta en el ejercicio de la misericordia y no en la esperanza de un premio.

El que matare por la causa de la justicia, o por la causa que el cree justa, no tiene culpa. Los actos de los hombres no merecen ni el fuego ni los cielos.

Resiste al mal, pero sin asombro y sin ira. A quien te hiriere en la mejilla derecha, puedes volverle la otra, siempre que no te mueva el temor. Hacer el bien a tu enemigo es el mejor modo de complacer tu vanidad. No acumules oro en la tierra, porque el oro es padre del ocio, y este, de la tristeza y del tedio.

Da lo santo a los perros, echa tus perlas a los puercos; lo que importa es dar. Busca por el agrado de buscar, no por el de encontrar. La puerta es la que elige, no el hombre. Nada se edifica sobre la piedra, todo sobre la arena, pero nuestro deber es edificar como si fuera piedra la arena Feliz el pobre sin amargura o el rico sin soberbia.

Felices los valientes, los que aceptan con animo parejo la derrota o las palmas. Felices los amados y los amantes y los que pueden prescindir del amor.

CHIT FUNDS ACT 1982 PDF

Jorge Luis Borges. Fragmentos de un evangelio apĆ³crifo

Dichosos los que saben que el sufrimiento no es una corona de gloria. Bienaventurados los mansos, porque no condescienden a la discordia. Bienaventurados los que no tienen hambre de justicia, porque saben que nuestra suerte, adversa o piadosa, es obra del azar, que es inescrutable. Bienaventurados los misericordiosos, porque su dicha esta en el ejercicio de la misericordia y no en la esperanza de un premio.

BRUCHMECHANIK GROSS PDF

.

Related Articles